Evolución de las tecnologías

junio 1, 2015 at 11:53 am

ascired1En 1997 y construido por Intel, for sale entró en funcionamiento el superordenador ASCI Red. No se trata de un hito demasiado conocido para el público general, ampoule pero podríamos decir que la vida de todos ha dependido en cierta medida de este ordenador.

Su finalidad era realizar simulaciones sobre el envejecimiento del arsenal de armas nucleares después de la moratoria firmada en 1992. Tenía el tamaño de una cancha de tenis, consumía 850kW y fue el primer ordenador en superar el teraflop[1] en capacidad de computación con 1.3TFLOP. Costó 55 millones de dólares (¡de los de entonces!).

El año pasado, en 2014, se lanzó la mucho más conocida por todos Sony Playstation 4. Puede decirse que es un cacharro importante en la vida de muchos, pero no de manera tan dramática como ASCI Red. Cuenta con un procesador gráfico que alcanza los 1.83TFLOP, tiene el tamaño de una caja de zapatos un poco grande y puedes alimentarla con un enchufe cualquiera. Por menos de 400€ puedes tenerla en casa.

Toda esta retahíla de datos sin mucha importancia no es más que una entradilla para hablar de la Ley de Moore que tanto nos gusta a los informáticos. A otros les gusta más hablar del ordenador del Apolo 11 y del móvil que llevas en el bolsillo, pero esta es mi historia.

En su versión original, Moore hablaba de transistores, pero en su versión generalizada, dice que la potencia de un ordenador con un coste determinado se duplica cada 18 meses.

Pero no todo es el hardware. El software también se ha vuelto “mejor”. Nosotros, pobres humanos, también nos hemos vuelto mejores programando en las casi dos décadas que han transcurrido desde que Deep Blue venció a Kasparov.

google-translate-logo¿Conoces Google Translate?. De aquellas traducciones risibles dignas de la carta de un restaurante chino, hoy hemos llegado a un software que puede transcribir una frase en húngaro y traducirla al japonés en cuestión de segundos con bastante fiabilidad, o que puede traducir en tiempo real el texto al que apuntas con la cámara de tu móvil. Fue lanzado en 2006, y en solo unos pocos años de “machine learning” (aprendizaje automatizado), se ha convertido en una herramienta impresionante. Alimentado entre otras cosas por las publicaciones oficiales de la Unión Europea, ha descubierto correlaciones estadísticas entre los distintos idiomas que hasta ahora eran inaccesibles para los humanos.

Toda esta mejora incremental nos está dirigiendo a un gran incremento en el impacto y el uso de las nuevas tecnologías en nuestro día a día. Los ordenadores y los sensores que utilizamos para conectarlos al mundo son cada día más potentes y baratos, casi hasta el punto de la ubicuidad. ¿Acaso no llevas en el bolsillo un ordenador con ojos y oidos electrónicos?. Cosas como EPIK (enlazar) o Terremote (enlazar) eran hasta hace poco más propias de centros de terapia de alta tecnología (y coste), hasta que la fuerza del progreso ha hecho que llegue a las casas.

En Javacoya, como en el resto de Aspaym, trabajamos para dirigir esta fuerza del progreso a aplicaciones prácticas que mejoren la calidad de vida de las personas con discapacidad, a través de la accesibilidad y la normalización en el acceso a estas tecnologías.

[1] Un teraflop es un trillón de operaciones de punto flotante por segundo. Un trillón de cuentas con decimales, para entendernos. Se dice pronto, ¿eh?.

Artículo escrito por Fernando Gómez, Técnico de Javacoya.