Nueva silla manual ¿por dónde empiezo?

marzo 6, 2014 at 9:24 am

Proyecto CASA ASPAYM

A la hora de comprar una nueva silla de ruedas manual se te plantean muchas dudas. Desde el proyecto CASA vamos a intentar aclararte alguna y acercarte la infinidad de opciones que te puedes encontrar a la hora de adquirir tu nueva silla.

Tienes que tener en cuenta:

1. Qué tipo de lesión, discapacidad o limitación tienes a la hora de manejarte en silla. Si tienes una

Silla de ruedas ASPAYM Castilla y León

hemiplejia y vas a propulsar la silla con una sola mano, puedes elegir una palanca lateral o doble aro. Si tienes limitada la movilidad de miembros superiores (tetraplejia), existen opciones que te facilitarán su uso, como por ejemplo un aro propulsor para tetra, un kit de extracción fácil de las ruedas traseras o bien palancas de freno más alargadas. Si lo que padeces es una lesión medular muy baja, puedes utilizar sillas más activas y dinámicas; pero si tu lesión es más alta, seguramente necesites un respaldo un poco más elevado, o bien que permita un mayor soporte.

2. Qué tipo de vida llevas. Puedes ser una persona muy activa que se desplace de forma independiente, o bien puedes buscar una silla sencilla para uso del acompañante o para una persona más mayor, que la utilizará simplemente para moverse en casa o salir a pasear. En este último caso se suelen adquirir sillas más básicas, pesadas y plegables. Por el contrario, si eres una persona muy activa, recomendamos sillas ligeras que te permitirán un desplazamiento dinámico, realizar el caballito con ellas para salvar bordillos o rampas, o bien introducirlas de forma autónoma en tu coche. Para estos casos existen los modelos de chasis rígido (más dinámicas, absorben mejor los impactos y suelen ser más ligeras) o de chasis plegable (en ocasiones resultan más cómodas para introducir en el coche y ocupan menos espacio una vez dentro).

3. Tus medidas. Tienes que tener presente que la silla ha de estar configurada de acuerdo con tus medidas y necesidades, lo cual va a condicionar la elección de determinados modelos, en los que no encontremos nuestra talla. Recuerda siempre: no compres nunca una silla que no sea de tu talla, aunque te resulte llamativa por su estética o precio, ya que irá en perjuicio de tu salud y funcionalidad.

4. Las características de tu entorno. El día a día nos demuestra que, por desgracia, muchas veces el modelo de silla a elegir va a depender más de las dimensiones de nuestro ascensor que de nuestras necesidades reales. Esto lo has de tener muy en cuenta para poder entrar y salir de tu propia casa. Del mismo modo, la orografía del terreno por el que te muevas diariamente determinará las características de configuración de tu silla (ruedas traseras macizas o neumáticas, ruedas delanteras más pequeñas o grandes, anchas o estrechas, tipo de cubierta, etc).

5. Opciones de configuración adicional. Tienes que ver qué tipo de accesorios deseas añadirle y que no estén integrados en la configuración básica de la silla. Así, puedes decidirte por un respaldo rígido, que no

Cómo elegir una silla de ruedastiene porqué ser de la misma marca que la silla pero puede colocarse en ella (les recomendamos para personas que pasan muchas horas en la silla o aquellas que necesitan un apoyo extra o un mayor control postural. Son una buena herramienta para paliar el dolor de espalda y dan una mayor contención); o bien sustituir las ruedas traseras por unas mucho más ligeras; cambiar las delanteras por unas con suspensión; colocar reposabrazos o antivuelcos; anclar motos tipo handbike… Tienes que tener en cuenta que todos estos elementos sean compatibles con el modelo de silla que elijas, puesto que no todos lo son.

6. Cojín. Las sillas de ruedas, generalmente, no incluyen el cojín. El asiento es una mera loneta, es por ello que siempre, siempre, siempre tienes que llevar un cojín en tu silla de ruedas que sea de la medida adecuada. Ten en cuenta que, en la posición de sentado, el cojín es el que va a dar soporte a la pelvis, que es la base de una colocación correcta del resto del cuerpo. El material del cojín va a depender de tus necesidades de posicionamiento, riesgo de desarrollo de escaras, etc. Eso sí, no olvides que es imprescindible colocar cojín hasta en las sillas más básicas.

Esperamos que estas recomendaciones os hayan servido para vuestra futura elección. Desde ASPAYM Castilla y León os recomendamos que os pongáis siempre en manos de profesionales que os asesoren y orienten en este sentido. Puedes contactar con nosotros a través del proyecto CASA si necesitas más asesoramiento o si tienes cualquier tipo de dudas al respecto.

Artículo escrito por Lidia Martín Molpeceres, coordinadora del Proyecto CASA